martes, julio 01, 2003

TRUCOS PARA MANTENER LA VIRGINIDAD

Ella, una chiquilla de 15 años, con su cabello negro en una coleta, la falda escolar mas arriba del límite permitido, las calcetitas blancas, y la boca con brillo. La cabecilla llena de sueños huajiros y las hormonas revolucionadas al tope.

El, un chico tan alto, tan blanco y con los ojos mas verdes del mundo, con esa sonrisa de escándalo y el andar despreocupado.

Un día normal, de escuela, 9:15 A.M., segunda hora de clase de contabilidad, la maestra Josefina con sus gafas de fondo de botella explicando la naturaleza de la cuenta de Documentos por Pagar, y élla sentada en su butaca junto a la ventana, con la cara desencajada por el dolor, era su primer día de regla, y tenía unos cólicos de infierno.

Había estado toda la clase aguantando las ganas de salir corriendo, y no escuchaba ni de cargos ni de abonos, llegó al punto extremo en donde no lo pensó y salió del aula como pudo, atravesó la plaza cívica corriendo, con las manos sobre el abdomen.

Al llegar a dos metros del baño, levantó la vista hacia el frente, y ahi estaba él, con sus ojos de gato clavados en ella, todo se paró alrededor, el aire, los pájaros, la gente, solo élla y él mirandose uno al otro, y fué entonces cuando pasó, élla...empezó a vomitar.

Sííííí, un vomito copioso e incontrolable, ella sentía que se moría y el la miraba con cara de WHATTTTT????, entró al baño como pudo y si por ella hubiera sido jamás hubiera salido de ahí, pero salió después de no se cuanto tiempo.

Nunca le volvió a ver a los ojos y él...jamás le volvió a hablar.

Ahora, cuando alguien la mira con ojos desorbitados, y lanza la misma exclamación de siempre -No me lo creooooo, como que aún eres virgen?????, ella contesta, esbozando una pequeña sonrisa, -Tengo mis métodos.

P.D. (Escrito con letra muy pequeña casi imperceptible) "Los personajes de esta historia son ficticios, cualquier semejanza con la realidad es mera coincidencia."